Coaching Migratorio

¡Hola, soy Mariana!

Y estoy aquí para acompañar a mamás que han perdido la conexión emocional consigo misma y con las de sus hijos en este camino de maternar en el extranjero, y desean redescubrir su maternidad desde una mirada consciente y respetuosa.

Nací en Venezuela -Caracas- y crecí descalza entre la orilla de la playa y la tierra del campo, en un hermoso lugar llamado Lechería,  rodeada de una gran familia y de muchos amigos. Soy la menor de 4 hermanos y la única hembra.

Me gradué como Licenciada en Educación Especial, mención Retardo Mental, estudié y trabajé con mucha pasión y obtuve un valioso camino laboral y profesional en mi país.

En este recorrido laboral, tuve la oportunidad de trabajar con personas y lugares que marcaron mi vida para siempre, y entre ellos fue el de Maestra Titular y Especialista en una fundación de niños y jóvenes con TEA, de aquí viene mi corazón azul. Luego fui tutora particular de un niño con neurodiversidad, dentro de su salón de clases. ¡Fue un gran reto para mí!.  Y el de Psicopedagoga y Orientadora de inclusión escolar del departamento de adolescentes en un hospital psiquiátrico del Este de la ciudad de Caracas.

Conocí grandes profesionales y referentes de la salud mental de mi país. ¡Cuánto aprendizaje! En este camino también acompañé a niños, niñas y jóvenes como psicopedagoga particular. ¡Mis grandes maestros! 

Con el nacimiento de mi primera hija, sentí el amor más puro, único y grande que se pueda sentir y nació esa necesidad en mí de dedicarme solo a ella, dejando a un lado mi área profesional, pero también apareció esa soledad, esos miedos e inseguridades que nacen con la maternidad, lo que grandes autoras llaman “Las sombras de la maternidad”.

“Por la situación socio-política de mi país, tomamos la decisión de emigrar. En el 2013, nos despedimos de nuestra familia, amigos y de nuestra Venezuela. Fue una mudanza super planificada, con metas y objetivos, sabiendo que cambiaríamos unas cosas por otras”.

Luego en el 2015, nació nuestro segundo hijo y ese amor se multiplicó, así como mis dudas, miedos e inseguridades.

Happy family at the airport.

Después de casi 5 años, nos tocó despedirnos de un país que lo sentimos como nuestro. Una segunda mudanza de país, esta vez, sin quererla ni elegirla, dejando todo lo que habíamos construido en ese país y dejando amigos que se convirtieron en familia. Esta vez con las maletas llenas de incertidumbre, frustración y con nuestros 2 hijos. 

Todo esto me llevó a una tristeza y soledad profunda, estaba en automático para atender a mis 2 hijos, tenía continuos desbordes emocionales con ellos y con mi esposo. Tuve unos largos meses de desconexión conmigo, con todos y de todo lo que me rodeaba. 

“Me convertí en una mamá gruñona, insegura, rígida y controladora, perdí mi sentido de pertenencia y gané toneladas de culpa. Mi frustración la volqué sobre mi tesoro más grande, ¡sobre mis hijos!”

"No era capaz de identificar, sostener ni validar mis necesidades emocionales, mucho menos las de mis hijos"

Hasta que tomé una decisión que cambió mi vida por completo y fue buscar ayuda profesional para salir del hueco en que me encontraba.

En esta búsqueda de ser mejor para mis hijos, entre mis psicoterapias y sesiones de coaching, comencé a hacer múltiples formaciones con grandes referentes de la Crianza Respetuosa, Crianza Consciente y Crecimiento personal, siendo algunas de las formaciones la de Educadora de Disciplina Positiva para familias y Primera Infancia por la Positive Discipline Association, Crianza Consciente y Educación Emocional por el Instituto Yvonne Laborda y Coach de Familia, certificada por la Escuela de Coaching Familiar de Rocío Gómez Sanabria.  

En este recorrido nace mi primer proyecto “Creciendo juntos con Disciplina Positiva”, donde acompañé a varias familias a descubrir la crianza respetuosa.

 

Fui dando un giro de 180 grados y comencé a ver la verdadera transformación que genera criar lejos de los nuestros y así nace:

Todo esto me llevó a transformar mi dolor en  crecimiento personal y en retomar mi pasión por la educación, esta vez desde el acompañamiento a otras mamás migrantes y expatriadas a transitar este camino, con sus luces y sus sombras, empatizando con su sentir.  Basada en toda mi formación profesional y desde mi propia vivencia personal, para que así el mensaje de la crianza respetuosa y consciente llegue a cada hogar sin importar el lugar geográfico y vivan la transformación de ser una Mamá sin fronteras. 

"Si quieres conocer más de Maternar sin fronteras y podamos compartir experiencias juntas, te invito a rellenar el siguiente formulario para que te suscribas a mi Newsletter".